La huella de carbono y la adicción de nuestros gobernantes

No queremos que la temperatura del planeta suba mas de 1,5 grados desde la revolución industrial hasta un futuro próximo. Estamos alertados por científicos que si se produce estamos en peligro nosotros y el futuro del planeta; el planeta ya esta dando signos, sequias, inundaciones, desforestación y fenómenos naturales cada día más adversos.

Los combustibles fósiles son las adicciones de nuestros gobernantes, saben que se producen emisiones de dióxido de carbono pero no pueden dejar de depender de ellos, son adictos. La economía no les deja ver más allá. Están atrapados por ella, no creen en un futuro mejor, sólo subsistir, como el drogadicto con la dosis del día; no ve futuro, ni alternativa. La excusa es la economía. Teneís que despertar, y daros cuenta,  estas sustancias o toxinas para el planeta son el petróleo, el gas, carbón, nitratos, metano, queroseno, glifosato, uranio, energía nuclear, tan peligrosa, y tantas sustancias más. Sería tan fácil que dejaran de consumirlas, y se pasaran a las energías renovables, que son limpias, y sin emisiones de dióxido de carbono. Siguiendo el ejemplo de Alemania, que no acepta la nuclear como energía de transición; en cambio, Francia se equivoca, con la nuclear, ni el gas, el gas es un fósil y la

nuclear peligrosa, de inversión cara y genera residuos radioactivos, también la biomasa tiene emisiones.

Igual que un fumador un dia decide dejarlo por salud, los gobernantes deberían darse cuenta de que por el sistema de energía que eligen es perjudicial para la salud del planeta, y que si hay calentamiento global es que la tierra está dándonos el mensaje de que algo están haciendo mal.

Otras toxinas pero sociales, porque someten a las personas, son los resultados económicos, o números del día. De la misma manera la especulación y juego, nuestra moneda, el capital que tenemos para comprar y vender productos o negocios, fijamos sus precios en bolsa, que son básicamente apuestas, no diferente de un casino, y que determina si un país es más rico o más pobre. También está la toxina de control, manipulación y dependencia de los teléfonos móbiles.

Como un fumador, fuma y sabe está destruyéndose los pulmones pero los siguen consumiendo; los gobernantes, no eligen bien la energía para que no haga daño, permiten se destruya el amazonas, cuando saben es su oxígeno, comen carne cuando saben se emite metano, vuelan y consumen queroseno, van en coche y emiten CO2, comemos fruta y verdura tratada con glifosato como pesticida, necesitamos beber agua y la contaminamos con nitratos, necesitamos vestirnos y fabricamos poliéster.

Hacen estas cumbres como la cop26, Glasgow, la próxima en Egipto, porque saben que lo están haciendo mal, pero deberían decidir cuándo se desenganchan de todas estas sustancias, una regla es que hay que dejar en la tierra lo que es de la tierra. Ya tienen su antídoto, su sustitutivo a estas drogas, las energías renovables limpias, eólica y solar y térmica, y asi la temperatura de planeta no debería ni siquiera subir ningún grado. Los acuerdos deberían ser para 2030 como mucho, porque estamos en crisis, ya que a más largo plazo nuestra generación no vería los resultados y los gobernantes ya no serían los mismos, y la gente quiere ver resultados a corto plazo: querer es poder. A la gente no se les puede dejar esperar para que luego se olvide. En todo caso que fueran vinculantes en el tiempo y retroactivas todas las medidas, desde el hoy mismo, por la urgencia.

El calentamiento global se produce por la emisión de carbono de los combustibles fósiles, es la razón de que se calienta el planeta.

Los ciudadanos tienen también economía, respecto al dinero que pueden disponer, y tienen que pagar para consumir esas sustancias,  que los políticos les hacen depender, por ejemplo la luz, resulta que está establecido que el sistema de fijar precios a la energía se establezca por subasta por el precio de la más cara, y es el gas, que es un combustible fósil. E consecuencia, el ciudadano es cada vez más pobre, con menos poder adquisitivo y puede consumir menos y esto es malo para la economía, y para nuestra huella de carbono. El ciudadano intenta reducir, separando residuos, comprando un coche eléctrico, duchándose en vez de bañarse, poniendo lavadoras por las noches, o no comiendo carne, yendo en patinete, bicicleta, transporte público, tren. Intentar creer que hay empresas que ya se declaran sostenibles, aunque solo sea un lavado verde, para vender, pero que creyéndolo se sienten mejor. Desfosilizando sus rutinas y su huella de carbono.

Habrá un día en que necesitaremos declararnos en crisis climática, se dice que nuestra generación es la única que puede adoptar medidas para salvarnos, y conservando el planeta para generaciones futuras, por lo menos como nosotros nos lo encontramos,  y responder ante ella, porque se trata de eso, aunque algunos ojos ciegos como Rusia, la India o China no lo quieran ver. También los necesitamos para el acuerdo de medidas, estos gobernantes aún no se han dado cuenta de que el planeta está enfermo por culpa de su adicción a estas sustancias. Y son la mitad del planeta, los gobernantes que se reúnen como en la cop26 empiezan a encontrarse mal por utilizar estas sustancias, decidirán dejarlas un dia o permitirán no avanzar en energías limpias, es su antídoto para sus adicciones. Sin duda verían que se encontrarían mucho mejor, igual que el fumador que lo dejó.

Yo creo en un ente que se llama planeta, igual que me concibo a mí misma como persona como planeta yo creo se está manifestando contra nosotros, le hacemos daño, y es nuestro deber saber por qué y cuidarlo porque es nuestra casa; hace falta conciencia ecológica, amar la naturaleza y conservarla a toda costa. Dios creo el mundo en 7 días, y no para que lo destruyamos con nuestra conducta o la de nuestros gobernantes,  y todavía estamos a tiempo. Nuestra generación tiene la llave para no extinguirnos. Hay que tener fe.

No intoxiquemos, queremos un planeta saludable.

Sólo lo lograremos, seas empresa o trabajador, persona, pueblo o país, desfosilizándo tus rutinas y tu huella de carbono. no es difícil, es dándote cuenta en las pequeñas cosas de tu día a día, y pensar en que puedes contribuir, una cosa lleva a la otra, a más posibilidad más satisfecho te hará sentir amar y cuidar tu planeta.

 

Montserrat Gálvez Ramírez

 

I mentrestant al món

Obra: Andreu Gaset

Sense comentaris

Publica un comentari